Entrevista al joven actor malagueño Adrián Vereda

El actor Adrián Vereda nos habla de su paso por la serie Allí Abajo en la que lo podemos ver todos los lunes. El malagueño interpreta a un camarero ‘torpe’ que resulta ser hijo de Rafi. A su corta edad ya ha realizado varios cortometrajes en los que también ha hecho la función de director.

El actor malagueño Adrián Vereda.

—A tu corta edad llevas varios trabajos a tus espaldas, afianzándote en este mundillo. ¿De dónde te viene la vocación? ¿Cuándo lo tuviste claro?

—Desde que era pequeño. En casa de mis abuelos raro era el día que no hubiera alguna película puesta de todos los géneros, desde el Western clásico de John Ford, El Robin Hood, de Errol Flynn; pasando por las películas de ciencia ficción de Paul Verhoeven como “Robocop” y “Desafío Total” o blockbusters comerciales de mediados de los 90 (viví el boom de la primera “Misión Imposible” de Tom Cruise y “La Máscara del Zorro”, del paisano Antonio Banderas, casi na’). Mi imaginación se disparaba, y le cogía el gusto a medida que los años avanzaban a eso de ser como los personajes de esas películas.

Cada vez que había algún ‘teatrillo’ fuera de clase como fuese quería entrar (lamentablemente, no era idéntico mi entusiasmo por las matemáticas… que le vamos a hacer). En la época del instituto, tuve la suerte de unirme al grupo de teatro del I.E.S La Rosaleda (Málaga), maravillosos recuerdos de esos años. Y ya fue en la adolescencia, cuando mis padres se dieron cuenta que no era un capricho pasajero, sino lo que quería hacer el resto de mi vida.

 

Adrián Vereda actuando en la serie ‘Allí abajo’

—En este momento, te podemos ver en la serie Allí Abajo interpretando a Juan, el hijo ‘secreto’ de Rafi. ¿Cómo ha sido incorporarte a una serie que ya lleva varias temporadas en antena con tanta audiencia?

—Pues, sorprendentemente, menos duro o frío de lo que a priori podría parecer. A ver, había nervios, muchos, y un temor a no dar la talla y sepultar tu propio trabajo por la inseguridad y el miedo al clásico: “Uy, pero… ¿y si lo estoy haciendo mal?”; en lugar de pensar en positivo y trabajar al máximo de tu capacidad personal. No obstante, con el apoyo de todo el reparto, del cual siempre diré que Alberto López, mi padre en la ficción, ha sido el que más me facilitó la adaptación al ritmo de trabajo, dando siempre muy buenos consejos.

Lo bueno que tiene Allí Abajo es que la química que se ve ante la cámara, se da detrás de ella también. Todos los compañeros son personas encantadoras, cariñosas, y ante todo: humanas. Es muy bonito incorporarse a algo así, teniendo la oportunidad de aportar algo más a una mezcla que ya de por si funciona a las mil maravillas. Como una familia podría decirse, citando al tío Jon (Plazaola): “el pequeño de la familia”; se diría que soy y no podría ser más feliz ante ello.

—¿Qué te supone tanto a nivel profesional como personal trabajar en esta serie?

—A nivel profesional, una carta de presentación con una declaración de intenciones. No quiero detenerme, ni mirar atrás. Quiero emplear el 200% de mi ser en mi trabajo, con mis virtudes y defectos (que los hay, a patadas), pero nunca rendir por debajo de 200 en voluntad.

A nivel personal, lo que más me ha aportado es tener la oportunidad de ver a mis padres y familia orgullosos. De saber que el trabajo duro y los sacrificios (innumerables), dan su fruto. Y que lo que tenga que venir, que parta con la misma humildad con la que me he criado y he comenzado. Me siento tan orgulloso de ello.

 

“Lo que aprendes de un director, de un proyecto, todo, más tarde o más temprano lo aplicas a tu propio esquema”

 

—Estás acostumbrado al ritmo del cine, ¿qué tal es trabajar para televisión?

—Pues muy muy estimulante, cuando estás en set, ‘ESTÁS’ en el set, y necesitas los 5 sentidos, ya que se graba en largas jornadas de trabajo a un ritmo muy alto, con muchas personas implicadas y mucho cansancio acumulado. Hay que ser responsable para traer los deberes hechos de casa al respecto de la escena. La experimentación es un factor con el que no siempre se puede contar. Así que diría que más vale ser práctico y eficiente que volátil y disperso.

—Has dirigido varios cortometrajes, ¿qué prefieres estar delante de la cámara o detrás?

—Delante. Lo que aprendes de un director, de un proyecto, todo, más tarde o más temprano lo aplicas a tu propio esquema. Bruce Lee insistía en su filosofía que cada estudiante/artista (valga en su caso marcial y en éste el referido a cine) debe aprender una técnica, pero luego forjar la suya propia, no ser un autómata, ya que el ser humano no puede funcionar sin voluntad de superación ni buscar su propio camino. Tales palabras son las que recuerdo antes y después de cada proyecto, para ya sea dirigiendo o actuando. Intentar aprender algo nuevo y conocer algo más para aplicar o transmitir (a mí mismo o al mundo).

— Te gustaría ser dirigido por…

—Álex de la Iglesia… y Zack Snyder.

—Dirigir a…

—Selu Nieto, sin dudarlo.

—Tu papel soñado.

—Ricky Flannagan: Un detective intergaláctico canalla y seductor que vive innumerables aventuras a bordo de su nave “Banzai”, buscando la verdad sobre su origen y buenas recompensas en las estrellas.

Toma ya, ¿eh? Si alguien localiza/escribe algo así y la producen… ¡Por dios cuenten conmigo!

—Eres un chico muy activo en las Redes Sociales, sobre todo, en Instagram. ¿Crees que sirven para ayudar a promocionarse a los actores?

—Si se usa adecuadamente sí. Es decir, ¿qué es lo que quieres que sepan de ti? Creo que es motivo de reflexión. Más de una vez, no he tenido consciencia de cuanto puede perjudicarte o beneficiarte un buen uso de las redes. Pero si hay algo más importante que puedes estar haciendo (cursos de formación, cortometrajes, visionado de cine/teatro) y consideras que puede interesarle a alguien con tus fines e intereses: genial. Pero si estás empezando y necesitas que te conozcan como actor… prescinde de la persona en la red, fórjate el camino, y ya tendrás tiempo de que te conozcan.

Alerta de spoiler: Me fío más de él/la joven que muestra más tiempo de su vida ante la cámara/teatro, que en su tiempo de ocio nocturno.

—Seguramente que en tu cabezas tienes ya varias ideas futuras. ¿Alguna qué se pueda contar?

—En lo que respondo estas preguntas, estoy a la espera de saber si formo parte o no de un par de proyectos… pero independientemente de ello, preparo un nuevo cortometraje como director. Y continuo ensayando con la compañía “Calíope Teatro”, de Aky Gamazo, y la comedia de enredos “Amor en Silla de Ruedas”, para la próxima temporada de espectáculos teatrales.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*